Poco a poco la calvicie va dejando de ser un problema para los hombres. La medicina ha avanzado a pasos agigantados, para ofrecer mejores opciones de regeneración capilar. Entre los muchos tratamientos que actualmente se encuentran disponibles para combatir la alopecia, destaca el implante de pelo. Un procedimiento en el que se toma cabello de un área donante hacia una receptora. Pero, ¿la zona donante vuelve a crecer tras un injerto capilar?

El éxito de un trasplante de cabello depende principalmente de la zona donante escogida para tomar las hebras a injertar. Muchos pacientes temen someterse a esta cirugía, pues llegan a pensar que para llevar pelo hacia su zona calva, dejarán despoblada otra área de la cabeza para siempre. Aunque las unidades foliculares tomadas de la parte donante sirven para repoblar el cuero cabelludo, no significa que crearás un problema al intentar solucionar otro.

En este artículo responderemos a la pregunta de si este pelo vuelve a crecer. Y como avanza el área donadora de cabello tras la cirugía.

También puedes leer: ¿Aumentar la melanina del cabello es posible?

¿La zona donante vuelve a crecer tras un injerto capilar?

¿La zona donante vuelve a crecer tras un injerto capilar?

Para tranquilidad de muchos pacientes, la respuesta a esta duda constante es que sí, el pelo vuelve a crecer. Resulta ilógico llevar a cabo un tratamiento en el que se cubre la calvicie de una zona para provocarla en otra. Sin embargo, parece difícil de creer, pues los folículos pilosos de esta parte de la cabeza son trasplantados hacia el lugar del problema. Pero la realidad es que solo se toman algunas unidades de ellos, las mejores, para la donación. El resto seguirá formando pelo.

Teniendo en cuenta que cada folículo desarrolla de 3 a 4 pelos, la densidad de la zona donante no se alterará demasiado. Pero se obtendrá el suficiente cabello para repoblar la parte del cuero cabelludo afectada por la alopecia. Los folículos que quedan, volverán a crecer naturalmente, ofreciendo una imagen rejuvenecida al paciente, pues el pelo crecerá desde todas las áreas de la cabeza.

¿La zona donante vuelve a crecer tras un injerto capilar?

El volumen capilar no será el mismo en esta área después de la cirugía, eso es cierto. No obstante, el cirujano a cargo de llevar a cabo la intervención se asegurará de escoger una zona de gran densidad folicular. Con el fin de que esta reducción de densidad no afecte en absoluto el aspecto de la cabellera. Garantizando así los mejores resultados.

Todo este proceso guiado por profesionales, permitirá obtener óptimos resultados y una evolución capilar completamente favorable, que de manera paulatina genere un avance en el cabello y el estado del cuero cabelludo para así propiciar un incremento de hebras evidente en el aspecto del paciente.

¿De dónde se extrae el pelo para el trasplante capilar?

¿La zona donante vuelve a crecer tras un injerto capilar?

El área que se considera con la mayor densidad de unidades foliculares para ser la zona donante de esta cirugía, tiende a ser la nuca. Además de que por su volumen, no altera la apariencia que tendrá el paciente, esta zona resulta inmune a los efectos de la alopecia. La parte de atrás de la cabeza no es genéticamente susceptible a la dihidrotestosterona, andrógeno activo responsable de la calvicie. Por lo que el cabello nacido allí, no se ve comprometido.

Los laterales de la cabeza también poseen estas virtudes. Por ello, la calvicie común o androgénica, afecta principalmente a la parte frontal y la coronilla. Al hacer un trasplante capilar, se llevan unidades foliculares de un área sana a otra afectada por la alopecia. Estos folículos injertados, comenzarán a producir nuevo pelo, devolviendo al paciente una cabellera frondosa.

Por esa razón, el profesional hará la evaluación pertinente para seleccionar la zona donante que cubra la parte capilar que carece de hebras, propiciando de esta manera un procedimiento efectivo para la evolución del pelo y un cambio importante en el aspecto del paciente.

¿Qué es la zona donante?

¿La zona donante vuelve a crecer tras un injerto capilar? 1

La zona donante en materia capilar para ser más específicos, es la única parte del paciente que no está afectada por las hormonas que generan la pérdida de pelo, razón que la mantiene poblada, siendo ideal para cubrir otras zonas donde sí se evidencie carencia de cabello. Esta parte siempre será la elegida para extraer las unidades foliculares, por sus condiciones diferenciales y que por lo general registran hebras más sanas.

Esta parte es vital para poder proceder con éxito en un injerto capilar, ya que no hay nada más compatible que cubrir la carencia capilar con el pelo del paciente, y así propiciar una evolución más beneficiosa y libre de reacciones o inconvenientes.

Características de una buena zona donante

¿La zona donante vuelve a crecer tras un injerto capilar? 2

Con respecto a este punto sobre las características de una buena zona donante para realizar el injerto capilar, es necesario que esta presente una alta densidad de folículos sanos. Detalle que evaluará el especialista y determinará si eres un candidato que reúna lo necesario para este tipo de tratamiento.

Del mismo modo, al evidenciar el experto alta densidad en la zona donante, también examinará las condiciones de las hebras, su grosor y coloración, dependiendo de este resultado y de que exista un mínimo de 45 unidades foliculares para tratar con efectividad la alopecia, podrá ser posible realizar este paso para cubrir las carencias capilares.

El diagnóstico antes del injerto capilar es importante

¿La zona donante vuelve a crecer tras un injerto capilar? 3

Sabiendo entonces que la zona donante vuelve a producir pelo tras el injerto capilar, es momento de abordar la importancia del diagnóstico. Un factor muy necesario previo al ingreso a quirófano. Pues desde este punto se establece si la cirugía tendrá o no éxito en el paciente.

El área donante aunque es la parte de la cabeza con mayor densidad folicular, tiene sus límites. Exceder el número de unidades foliculares tomadas de esta zona, puede ser perjudicial. El profesional debe estudiar las posibilidades de tomar los mejores folículos pilosos, que estos sean suficientes para repoblar el cuero cabelludo, sin comprometer la apariencia.

Aquí la importancia de obtener el mejor diagnóstico. En él se determinarán las unidades foliculares necesarias de la zona donante para cubrir la calvicie. También el número de folículos que podrán extraerse del área capilar. Asegurándose en todo momento de que los resultados serán óptimos.

Para garantizar el éxito de la cirugía, el especialista se encargará de estudiar todos los factores que puedan comprometer el resultado. Desde su estado de salud actual, los antecedentes clínicos, el tipo de alopecia que se presenta, lo avanzada que se encuentre la calvicie, la densidad capilar con respecto a la zona donante posible, entre otras cosas.

¿Cómo es el proceso de injerto de pelo?

¿La zona donante vuelve a crecer tras un injerto capilar? 4

Tras el diagnóstico capilar, el proceso para realizar un implante de cabello pasa por una serie de etapas importantes tomando en cuenta la zona donante e identificando el área que necesita ser poblada, siguiendo un número de pasos específicos por el profesional para lograr un excelente resultado.

Cada procedimiento es importante hacerlo con el equipamiento tecnológico y los profesionales para cumplir de manera satisfactoria con lo esperado por el paciente, razón por la cual te puntualizamos lo que ocurre a continuación:

  • El especialista establecerá algunos cuidados previos a la cirugía.
  • Al momento de ingresar a quirófano, se rapa la zona donante (de ser necesario) y se diseña el microinjerto de pelo.
  • Posteriormente se procede a adormecer al paciente, aplicando anestesia local y sedación de requerirse.
  • A continuación, el cirujano y sus asistentes se encargarán de comenzar la extracción de las unidades foliculares.
  • Luego se aplicarán las incisiones necesarias en la zona del cuero cabelludo afectadas por la alopecia.
  • En estas aberturas se realizará la implantación de las unidades foliculares extraídas.
  • El paciente se mantiene en observación por unas horas y puede volver a sus actividades cotidianas inmediatamente. Teniendo ciertos cuidados con su cuero cabelludo.

¿Cómo evoluciona la zona donante tras el injerto capilar?

¿La zona donante vuelve a crecer tras un injerto capilar? 5

Al volver a casa, tanto la zona donante como la receptora comenzarán a evolucionar para mostrar sus cambios. A continuación explicamos cómo se desarrolla el área donadora luego del injerto capilar. En un tiempo de 2 días, El área recupera su sensibilidad. Esta se ve afectada por la cantidad de anestesia local aplicada para tomar las unidades foliculares. Luego de la cirugía, la nuca se mantiene con una sensación de pesadez. Puede que se experimente comezón, la cual puede ser calmada aplicando suero fisiológico.

Pasados 5 días de la cirugía, es completamente normal notar la aparición de costras en la zona. No es otra cosa que la sanación de la piel que ha sido manipulada para obtener las unidades foliculares. Estas escamas caerán naturalmente, pero para ayudar al proceso, es recomendable lavar bien esta parte de la cabeza. Lo mejor será utilizar un champú neutro para evitar algún daño. Puede que se sientan molestias más fáciles de tolerar sin medicación.

El área se encontrará casi por completo recuperada 8 días después. Tras una semana de la intervención, el pelo habrá comenzado a crecer nuevamente, emparejándose la zona donante con el cabello injertado. Luego de dos semanas resultará muy difícil notar que se extrajo pelo de la nuca para llevarlo a otra zona. No se experimentarán molestias, no se requerirá la toma de medicamentos y el pelo crecerá con total normalidad.

¿Qué no hacer después de un injerto capilar?

¿La zona donante vuelve a crecer tras un injerto capilar? 6

Luego que el especialista trabaja en la zona donante para realizar el injerto capilar y terminar el procedimiento, es necesario tomar algunas precauciones y conocer lo que no se debe hacer después de haberse sometido a este tratamiento. Como primer punto principal en todos los casos, es evitar estar en contacto con el sol, ya que el calor excesivo es uno de los principales causantes de la pérdida del pelo y su deshidratación.

Del mismo modo, es importante que en los primero días no tocar la cabeza, ya que está expuesta y vulnerable luego de la intervención y cualquier contacto puede infectar o traer consecuencias en las partes tratadas del cuero cabelludo. Se sugiere no hacer ejercicios físicos para evitar generar sudor y obstaculizar el proceso de recuperación tanto de la zona donante y especialmente las áreas que recibieron el injerto.

No utilizar sombreros o accesorios que impidan la oxigenación del cuero cabelludo y por ende, generen humedad en la zona comprometida. Al igual que se debe cumplir el proceso de higiene capilar conforme las indicaciones del médico para mantener en buen estado el pelo en su proceso de crecimiento y evolución.

¿Por qué ir a una clínica de injerto capilar?

Si buscas éxito en el proceso de injerto capilar, es necesario que acudas a una clínica especializada para que realice todo el proceso desde la primera consulta, evaluación, identificación de condiciones generales en la zona donante y áreas que requieran presencia capilar, antecedentes clínicos y otros detalles que el experto abordará para buscar la mejor solución para el paciente.

A todo este panorama, se le suma que la clínica debe contar con el aparato tecnológico necesario para realizar cada procedimiento, el quipo profesional especializado y experimentado en el área más la higiene y seguridad garantizada en el lugar para cumplir con todas las etapas de acompañamiento hacia la persona con el propósito de que pase por una experiencia agradable y exitosa.

Pin It on Pinterest