Transcurridos los 30 años de edad, los valores de la hormona relacionada con la hombría suelen disminuir y conforme pasan los años los niveles de testosterona continúan disminuyendo, afectando de esta manera ciertas funciones del organismo.

En este sentido, diversos especialistas han iniciado una campaña para dar a conocer los métodos que los hombres deben aplicar para evitar una caída drástica en cuanto a los valores de esta hormona. La misma en el caso de los hombres, tiene una relación directa con las funciones sexuales, los elementos reproductivos y la masa muscular. Las mujeres, que también cuentan con esta hormona requieren de la misma para poder llevar adelante la producción de estrógenos, hormona que está relacionada con el crecimiento de las mamas y la aparición de la menstruación.

A pesar de ser un tema de importancia para los hombres, del mismo poco se ha hablado. Es por ello que se hace necesario saber qué niveles de testosterona son óptimos en el caso de los hombres principalmente, ello  va a depender de la edad del individuo pero por lo general los valores normales oscilan entre los 240 y los 950 ng/dl. En el caso de las damas, dicho número debe ubicarse entre los 8 y los 60 nanogramos por decilitro de sangre (ng/dl).

Evitar su reducción

Estudios como los realizados por el profesor de Urología de la Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami, reflejan que entre el 15 y el 20 por ciento de los hombres “va a experimentar una disminución en los niveles de testosterona en algún momento de su  vida”. Si se toma en cuenta que hay en el mundo 3700 millones de hombres (cifra de las Naciones Unidas)  cerca de 555 millones estarían afectados por esta situación.

Afortunadamente, existen sencillos pazos para poder mantener unos buenos niveles de testosterona a pesar de la edad, sin que ello comprometa enormemente los ingresos de una familia. Dichas acciones son elementales, y además de ayudar con la testosterona, permitirá mejorar considerablemente el cuerpo.

En este sentido el primer consejo es bajar de peso. Un estudio presentado en el año 2012 ante la Endocrine Society’s (Sociedad de Endocrinología) detalla que las personas con sobrepeso tienden a presentar menores niveles de testosterona, por ello que una dieta sana, además de permitirle verse mejor, le ayudará a mantener (o aumentar) los niveles de la hormona relacionada con la hombría.

Otra acción que se puede adelantar para mejorar los niveles de testosterona es la realización de ejercicios de alto impacto combinado con el ayuno intermitente.  Diversos estudios han determinado que la práctica de ejercicios anaeróbicos o moderados por períodos prolongados han generado efectos negativos o ninguno en cuanto a la producción de testosterona.

Es por ello que se recomienda el Peak Fitness y los ayunos intermitentes para mejorar la expresión de la hormona de la saciedad, paralelamente dichas prácticas mejoran la insulina, la leptina, la adiponectina, la colecistoquinina (CKK) y melanocortinas,  las cuales son sustancias que están relacionadas con el funcionamiento saludable de la testosterona además de que previene su disminución por los factores de la edad.

La rutina de ejercicios no debe durar más de 20 minutos, la misma consiste en hacer ejercicios al máximo por 30 segundos y recuperar el cuerpo por otros 90. Repitiendo la actividad unas siete veces en la jornada por varias semanas se obtendrán resultados excelentes.

Consumir Zinc es otro de los elementos a tomar en cuenta para el cuidado de la testosterona. Se ha comprobado que cuando los hombres se acercan a los 60 años, su consumo de Zinc es bastante reducido a pesar de que el mismo forma parte de diversos complejos vitamínicos. Por ello, hay que tomar en cuenta una alimentación con un alto contenido de dicho elemento.

El Zinc está presente en proteínas como las del pescado o las carnes rojas. Otras fuentes de Zinc son los quesos crudos, la leche cruda, el yogurt o kéfir y los frijoles. Los vegetales no son una buena fuente de Zinc, puesto que muchos de los fertilizantes empleados hoy en día disminuyen su presencia en los alimentos.

Finalmente se recomienda llevar una vida tranquila, pues el stress también afecta puesto que produce cortisol, un elemento que bloquea a largo plazo los efectos de la testosterona.

Pin It on Pinterest

Share This