Ginecomastia: Como deshacerse de las tetas de los hombres.

Ginecomastia: Como deshacerse de las tetas de los hombres.

¿Que es la Ginecomastia ?

La ginecomastia es uno de los problemas que más avergüenzan a los hombres. Consiste en una anomalía hormonal por la cual los pechos masculinos se hinchan y agrandan, adoptando una forma y tamaño que los hace parecer femeninos.

Es fácil imaginar lo embarazoso que para un hombre resulta el comprobar que sus pectorales comienzan a parecerse a los senos femeninos, y en muchos casos, a ese malestar hay que unir el hecho de que quien padece este problema suele desconocer su origen hasta que consulta con un doctor.

Lo habitual es pensar que los pechos empiezan a adoptar esa forma por un problema de sobrepeso, pero lo cierto es que la ginecomastia es un problema hormonal que se produce cuando hay un exceso de testosterona y esta termina por convertirse en estrógenos, una hormona femenina. Este proceso es lo que se conoce como aromatización, y el resultado es un aumento del tejido mamario  que en ocasiones resulta doloroso al tacto.

Sin embargo, más que el daño físico, el impacto de la ginecomastia suele ser emocional. Al menos un estudio ha demostrado que la ginecomastia causa importantes perjuicios psicológicos y de autoestima.

 

Síntomas y causas de la ginecomastia

Los síntomas de la ginecomastia suelen ser bastante evidentes y por ello no resultan difíciles de detectar. Las glándulas mamarias comienzan a experimentar hinchazón, y cualquier roce resulta doloroso. El pezón comienza a endurecerse o al menos una parte de él, y al tocarlo se puede comprobar que la textura es distinta en unas partes con respecto a otras.

El desequilibrio hormonal entre testosterona y estrógeno es la principal causa de las tetas en los hombres. Un exceso de estrógenos, o un exceso o déficit de testosterona que como reacción provoque un aumento incontrolado de estrógenos,  son las causas que se hayan detrás de los casos de ginecomastia.

Los casos de ginecomastia son más comunes de lo que a priori pudiera pensarse, y se dan en tres etapas principalmente. Los recién nacidos suelen presentar en ocasiones un acusado desequilibrio hormonal, lo que lleva a que muchos bebes tengan un problema de pechos agrandados durante las primeras semanas de vida. La buena noticia es que casi siempre este desequilibrio se corrige por si solo, y la mayoría de ellos recuperan el tamaño y la apariencia normal sin que sea necesario ningún tratamiento.

La adolescencia es una etapa de profundos cambios hormonales, y por tanto, la aparición de la ginecomastia es muy frecuente, tanto, que se calcula que 1 de cada 2 adolescentes pueden llegar a experimentar este problema. También en este periodo la solución llega por sí sola, aunque puede llevar hasta 1 año que los niveles hormonales vuelvan a equilibrarse.

El tercer periodo en el que suele hacer aparición la ginecomastia es cuando el hombre se acerca a la vejez y sus niveles de testosterona bajan de forma notable. Como además el descenso en la producción de testosterona suele ir acompañado de sobrepeso, y este es otro factor que propicia una mayor producción de estrógenos, no es extraño que un buen número de hombres, pasados los 50, comiencen a tener un aumento de las glandulas mamarias.

Además de estos periodos muy concretos, hay otros posibles motivos para la aparición de tetas en los hombres. Algunas enfermedades y medicamentos, el abuso de drogas o alcohol, o una excesiva utilización de determinados esteroides anabólicos son otros motivos que pueden ocasionar estos desajustes hormonales.

 

Tratamiento de las tetas en los hombres

Sabiendo que hay casos en los que el problema se resuelve con el paso del tiempo, no siempre hay que tomar medidas, En ocasiones es el propio cuerpo el que se autorregula y devuelve los valores a la normalidad,

Pero cuando la ginecomastia persiste y las molestias se alargan más de lo que cabría esperar, es necesario aplicar algún tipo de tratamiento. Dependiendo de la gravedad, estos tratamientos serán más drásticos o menos.

Cirugía: es un tratamiento eficaz, pero que suele limitarse a aquellos casos más graves y que no presentan mejora con otros tratamientos. Su inconveniente principal es la existencia de cicatrices a posteriori,  además de que no en todos los casos la seguridad social cubre la intervención, por lo que si los doctores no acreditan un daño psicológico severo, el paciente tendrá que recurrir a la sanidad privada para realizarse esta intervención, con el elevado gasto económico que eso conlleva.

Uso de medicamentos: La terapia de reemplazo de testosterona, los inhibidores de la aromatasa, y  medicamentos anti estrogénicos como el tamoxifeno son los tratamientos farmacológicos más comunes para luchar contra las tetas en los hombres. Para acceder a cualquiera de ellos será necesario acudir a un profesional médico que tras un análisis, diagnosticará cual es el más adecuado y prescribirá una receta.

Soluciones sin receta: Si no se quiere acudir a un doctor, hay suplementos en el mercado cuya adquisición no precisa de una receta médica. Cremas para la reducción de mamas como Gynexol.

 

o suplementos para aumentar la producción de testosterona son alternativas válidas que pueden ayudar a mejorar o solucionar definitivamente la ginecomastia.

Si bien las tetas en los hombres pueden aparecer en determinados periodos por irregularidades hormonales, no siempre se convierten en un problema permanente. Pero cuando resulta claro que la ginecomastia ha llegado para quedarse, es conveniente tomar cuanto antes algún tipo de medida.

Lo ideal es comenzar por las soluciones más al alcance de la mano, y sólo en el caso de que estas no proporcionen los resultados esperados, pasar a la terapia farmacológica o a la intervención quirúrgica.

Pero es importante resaltar que cuanto antes se tome acción, menos opciones existen de que el problema adquiera mayores dimensiones. Y cuando esto ocurre, el daño psicológico puede llegar a ser considerable, afectando a las relaciones sociales o a la vida sexual.

Cómo los cambios hormonales en los hombres afectan a la salud.

Cómo los cambios hormonales en los hombres afectan a la salud.

Las hormonas funcionan como mensajeras que viajan a través de la sangre hacia todos los órganos y tejidos del cuerpo. Pero, ¿qué sucede cuando hay muy poco o demasiado de una determinada hormona en tu organismo? ¿Como afectan a la salud lo cambios hormonales en los hombres? ¿qué puedes hacer para solucionarlo?

Generalmente nos enfocamos en factores externos de la salud como el ejercicio y la alimentación, pero también hay que ver los factores internos como el estado de las hormonas, que influyen mucho en las metas que te pones en el gimnasio y el peso ideal que quieres lograr.

Queremos ayudarte a controlar mejor tu estado físico, por eso destacaremos algunas hormonas que tienen mucho poder sobre tu salud y enseñarte qué puedes hacer para controlarlas. Estas desempeñan un papel vital en el mantenimiento de la salud del corazón, el control de peso, la estabilidad mental y el rendimiento sexual.

 

Testosterona

Es esencial que todos los hombres conozcan sobre esta hormona. Es un esteroide anabólico por naturaleza y ayuda al cuerpo a construir músculo.

La correcta producción de testosterona depende del estilo de vida: dieta, estado de ánimo y actividades cotidianas. Los expertos dicen que comer demasiada carne, vivir sedentariamente, beber y fumar en exceso puede conducir a desequilibrio de testosterona y andropausia temprana.

 

Insulina

Está estrechamente asociada con diabetes, cardiopatía y obesidad, entre otras. Cuando consumes alimentos, se convierten en glucosa, luego el páncreas produce insulina para actuar como un vehículo que hace la entrega de glucosa a las células como combustible para la energía.

Los alimentos y bebidas con mucho azúcar crean picos extremos en la producción de glucosa, que a su vez aumenta los niveles de insulina. Si esto sucede con mucha frecuencia, las células del cuerpo se inundan con glucosa hasta que no resistan más. Esto se conoce como resistencia a la insulina y resulta problemas como diabetes, obesidad y enfermedades del corazón.

 

Serotonina

También conocida como la hormona que te hace “sentir bien”. Ayuda a regular el estado de ánimo, los ciclos del sueño, el apetito, la memoria y algunas funciones musculares.

A diferencia de la testosterona, puede pasar en cualquier momento que el organismo no produzca suficiente para regular el estado de ánimo y niveles de estrés. También puede haber excesos de la misma debido a drogas recreativas, medicamentos o suplementos.

Consulta con tu médico para medir los niveles de estas hormonas. Lo ideal es no desequilibrarlas y mantener la producción alta y constante. Con pequeños cambios como comer una dieta saludable, seguir una rutina de ejercicios, cumplir correctamente las horas de sueño y tomar buenos hábitos, ayudarás a tu organismo a producirlas.

Recuerda, una vida saludable no solo se basa en factores externos como la dieta y el ejercicio. Los cambios hormonales en los hombres son una situación común, por eso debes saber cómo funcionan y se relacionan las principales hormonas de tu cuerpo, para así tomar las medidas adecuadas y hacer que funcionen de manera óptima.

Relación entre las comidas picantes y testosterona

Relación entre las comidas picantes y testosterona

Incrementar de forma natural la producción de testosterona endógena del organismo es el objetivo que hay detrás de un gran número de investigaciones que se desarrollan a lo largo de todo el mundo.

Los investigadores continúan llevando a cabo experimentos que permitan conocer mejor qué factores influyen en la producción de testosterona, y un equipo de científicos franceses ha realizado una curiosa aportación en este sentido, demostrando una correlación entre el gusto por las comidas picantes y los niveles de testosterona.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Grenoble-Alpes, se realizó con un grupo de 114 hombres entre 18 y 44 años, a los que se les ofreció puré de patatas, sal y salsa picante para comer.

Al finalizar, se tomó una muestra de saliva de cada uno de los participantes y su análisis demostró que aquellos que habían consumido una mayor cantidad de salsa picante, presentaban unos niveles de testosterona más altos en su organismo.

Ahora bien, ¿Qué lectura cabe realizar de este hecho?

Los resultados, pese a ser interesantes, están muy lejos aún de dar una respuesta inequívoca. Una de las posibles interpretaciones puede ser que el consumo de picante aumenta el nivel de testosterona, pero también podría inferirse que los hombres con un nivel más alto de esta hormona en su cuerpo, tienen una mayor predisposición a los alimentos con sabores fuertes.

Los propios investigadores se apresuraron a afirmar que, aunque la correlación entre el picante y la testosterona quedó demostrada en la prueba, ésta no implica que exista una causalidad. Es decir, pueden existir otros factores que hayan influido para que se produjesen dichos resultados.

De hecho, la preferencia por el picante puede venir determinada por muchas variables, que van desde cierta predisposición genética hasta factores culturales o el aprendizaje. Rozin y Schiller ya demostraron con anterioridad que a través de una exposición repetida a los alimentos que contienen Capsaicina (el elemento que los hace picantes),se genera una tolerancia cada vez mayor que termina por desembocar en una preferencia aprendida.

Lo único que se puede afirmar con rotundidad como resultado de este estudio es que, de alguna forma, ambos elementos -testosterona, y el gusto por el picante- están relacionados, pero aún resulta imprescindible realizar muchas más investigaciones que permitan ahondar en esta correlación para entender sus causas.

Niveles de testosterona alta y su relación con los infartos

Niveles de testosterona alta y su relación con los infartos

El uso indiscriminado de elementos reemplazantes de la testosterona han alertado a los médicos cardiólogos; El riesgo de sufrir un infarto aumenta en los hombres que poseen un nivel de testosterona alta o extremadamente alto.

Como se conoce coloquialmente, la testosterona es esa hormona relacionada con la hombría, pues desde la pubertad hasta aproximadamente los 40 años, la misma está asociada a factores de crecimiento, tales como la modificación de la voz entre otros, así como a funciones sexuales y reproductivas.

Sin embargo, durante los últimos años diversos investigadores en la medicina muchos de ellos orientados al área cardiovascular, han experimentado un incremento de los casos de afecciones coronarias relacionadas con elevados niveles de dicha hormona.

La testosterona, entre sus múltiples funciones tiene la responsabilidad de estimular la síntesis de la eritropoyetina, una proteína segregada desde el feto la cual es la encargada de la producción de los glóbulos rojos, componente de la sangre que lleva el oxígeno a los tejidos corporales. Un nivel de testosterona alta, conlleva a una mayor producción de glóbulos rojos debido al exceso de la eritropoyetina.

Contrario a lo que se pueda pensar, un exceso de glóbulos rojos es contraproducente para el organismo, dicha situación  aumenta la viscosidad de la sangre generando lo que se conoce como policitemia, un trastorno sanguíneo que provoca síntomas como dolor de cabeza, debilidad y picor.

La policitemia además afecta la presión arterial aumentándola y lleva a la persona a sufrir de hipertensión. Todo ello eleva considerablemente el riesgo de los individuos de sufrir en cualquier momento de un infarto al miocardio.

Aunado al riesgo de sufrir de policitemia, también está la posibilidad de que el individuo padezca de hipoxia tisular, una enfermedad que provoca la llegada insuficiente de oxígeno a las células derivando en el fallecimiento de las mismas. Cuando hay una mayor presencia de glóbulos rojos en la sangre también existe la posibilidad de que el poco espacio para circular genere una deshidratación.

 

Algunos síntomas

 

La testosterona está presente tanto en hombres como en mujeres, aunque con niveles completamente distintos por diversas condiciones. En el hombre, uno de los principales síntomas es que en sus manos el dedo anular suele ser de mayor tamaño que el dedo índice.

Por otro lado, se presenta un crecimiento excesivo del vello corporal, el mismo suele aparecer con mayor rapidez y grosor que cuando se encuentra en condiciones normales la testosterona en los hombres.

A los hombres que poseen la testosterona alta les cuesta tener un control adecuados de los impulsos. Esta situación les lleva a tener situaciones que ponen en riesgo su integridad y en algunos casos de las personas que le acompañan.

Existe un cambio drástico del humor, aunado al hecho de que la contextura de estas personas suele ser más delgada, con pómulos bien elevados y en muchas ocasiones cuentan con la libido bastante alta, refieren algunos especialistas.

 

Elementos causantes

 

Si bien es cierto que la testosterona suele producirla el propio organismo, no es menos cierto que existen condiciones externas que pueden influir en el incremento de los niveles, generando así complicaciones a la salud del individuo que si no se controlan terminan con hechos lamentables.

Uno de los “grupos de riesgo” que han sido considerados en los últimos años son los deportistas que suelen incluir en su preparación elementos como esteroides a través de inyecciones intramusculares.

También la testosterona alta está asociada a una ingesta indiscriminada de tabaco y alcohol. Situación que obliga a generar una mayor atención, puesto que en muchos casos uno de los síntomas es la depresión y esos dos elementos son “amigos” de los estados de ánimos bajos.

Algunas vacunas también están asociadas a lo que puede ser un incremento en los niveles de testosterona, es por ello que al momento de aplicarse cualquier vacuna, es prudente realizarse una evaluación o consultar al médico si la misma elevará los niveles de testosterona en el organismo.

En síntesis, es recomendable que si se presenta cualquiera de los síntomas previamente mencionados se acuda rápidamente a un especialista para evaluar los niveles. La prueba de despistaje se realiza con una toma pequeña de sangre de la vena, preferiblemente se recomienda que la toma se haga en ayunas.

Andropausia síntomas, causas y tratamiento

Andropausia síntomas, causas y tratamiento

Se conoce como andropausia el periodo en el que el hombre comienza a experimentar cambios hormonales relacionados con el envejecimiento que tienen como principal consecuencia una disminución importante de su producción de testosterona.

La andropausia no se manifiesta en un momento concreto que resulte fácilmente reconocible tal y como sucede con la menopausia en la mujer, sino que se trata de un proceso gradual que, de manera casi imperceptible, va poco a poco disminuyendo la capacidad de producir la hormona sexual masculina por excelencia.

Aunque en casos aislados esta reducción puede iniciarse alrededor de los 30 años, lo habitual es que sea a partir de los 40 cuando comienza a producirse este declive, el cual se manifiesta a razón de una reducción aproximada del 1% anual sobre la producción habitual de testosterona.

Andropausia síntomas

Pero que sea un proceso lento no quiere decir que no puedan hacerse patente antes o después los efectos de la andropausia. Síntomas comunes de que este proceso ya está en marcha son una reducción del deseo sexual, reducción de la masa ósea, disminución de la fuerza física y la masa muscular, aumento de la grasa corporal, pérdida de elasticidad en la piel o una mayor fatiga e irritabilidad entre otros.

Si bien ninguno de ellos suele ser lo suficientemente grave como para causar una preocupación importante, ya que los consideramos como parte normal del proceso de envejecimiento, no hay que minimizar la importancia que tiene el descenso de los niveles de testosterona.

Lo cierto es que cuando los niveles de testosterona bajan de manera alarmante, se incrementan de forma notable las posibilidades de que aparezcan complicaciones de tipo cardiaco, osteoporosis o fracturas.

Tratamiento

Cuando la andropausia y sus síntomas resultan evidentes, conviene tomar medidas y aplicar algún tipo de tratamiento corrector que pueda minimizar estos efectos.

Uno de los más habituales hasta ahora era la terapia de reemplazo, por la cual se introducen, por medio de geles, parches, pastillas o inyecciones, determinadas cantidades de testosterona en el torrente sanguíneo.

Sin embargo para ello debe contarse con la prescripción de un doctor que determine que se tienen unos niveles de testosterona anormalmente bajos, lo que no siempre es posible.

Una alternativa a este tipo de tratamiento son los suplementos que estimulan la producción endógena, y que suelen estar compuestos por una combinación de hierbas, como tribulus terrestres o raíz de maca. Si bien no son tan eficaces como la terapia de reemplazo, carecen de efectos secundarios y sus resultados son satisfactorios.

Niveles de testosterona, ¿Cómo mantenerlos?

Niveles de testosterona, ¿Cómo mantenerlos?

Transcurridos los 30 años de edad, los valores de la hormona relacionada con la hombría suelen disminuir y conforme pasan los años los niveles de testosterona continúan disminuyendo, afectando de esta manera ciertas funciones del organismo.

En este sentido, diversos especialistas han iniciado una campaña para dar a conocer los métodos que los hombres deben aplicar para evitar una caída drástica en cuanto a los valores de esta hormona. La misma en el caso de los hombres, tiene una relación directa con las funciones sexuales, los elementos reproductivos y la masa muscular. Las mujeres, que también cuentan con esta hormona requieren de la misma para poder llevar adelante la producción de estrógenos, hormona que está relacionada con el crecimiento de las mamas y la aparición de la menstruación.

A pesar de ser un tema de importancia para los hombres, del mismo poco se ha hablado. Es por ello que se hace necesario saber qué niveles de testosterona son óptimos en el caso de los hombres principalmente, ello  va a depender de la edad del individuo pero por lo general los valores normales oscilan entre los 240 y los 950 ng/dl. En el caso de las damas, dicho número debe ubicarse entre los 8 y los 60 nanogramos por decilitro de sangre (ng/dl).

Evitar su reducción

Estudios como los realizados por el profesor de Urología de la Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami, reflejan que entre el 15 y el 20 por ciento de los hombres “va a experimentar una disminución en los niveles de testosterona en algún momento de su  vida”. Si se toma en cuenta que hay en el mundo 3700 millones de hombres (cifra de las Naciones Unidas)  cerca de 555 millones estarían afectados por esta situación.

Afortunadamente, existen sencillos pazos para poder mantener unos buenos niveles de testosterona a pesar de la edad, sin que ello comprometa enormemente los ingresos de una familia. Dichas acciones son elementales, y además de ayudar con la testosterona, permitirá mejorar considerablemente el cuerpo.

En este sentido el primer consejo es bajar de peso. Un estudio presentado en el año 2012 ante la Endocrine Society’s (Sociedad de Endocrinología) detalla que las personas con sobrepeso tienden a presentar menores niveles de testosterona, por ello que una dieta sana, además de permitirle verse mejor, le ayudará a mantener (o aumentar) los niveles de la hormona relacionada con la hombría.

Otra acción que se puede adelantar para mejorar los niveles de testosterona es la realización de ejercicios de alto impacto combinado con el ayuno intermitente.  Diversos estudios han determinado que la práctica de ejercicios anaeróbicos o moderados por períodos prolongados han generado efectos negativos o ninguno en cuanto a la producción de testosterona.

Es por ello que se recomienda el Peak Fitness y los ayunos intermitentes para mejorar la expresión de la hormona de la saciedad, paralelamente dichas prácticas mejoran la insulina, la leptina, la adiponectina, la colecistoquinina (CKK) y melanocortinas,  las cuales son sustancias que están relacionadas con el funcionamiento saludable de la testosterona además de que previene su disminución por los factores de la edad.

La rutina de ejercicios no debe durar más de 20 minutos, la misma consiste en hacer ejercicios al máximo por 30 segundos y recuperar el cuerpo por otros 90. Repitiendo la actividad unas siete veces en la jornada por varias semanas se obtendrán resultados excelentes.

Consumir Zinc es otro de los elementos a tomar en cuenta para el cuidado de la testosterona. Se ha comprobado que cuando los hombres se acercan a los 60 años, su consumo de Zinc es bastante reducido a pesar de que el mismo forma parte de diversos complejos vitamínicos. Por ello, hay que tomar en cuenta una alimentación con un alto contenido de dicho elemento.

El Zinc está presente en proteínas como las del pescado o las carnes rojas. Otras fuentes de Zinc son los quesos crudos, la leche cruda, el yogurt o kéfir y los frijoles. Los vegetales no son una buena fuente de Zinc, puesto que muchos de los fertilizantes empleados hoy en día disminuyen su presencia en los alimentos.

Finalmente se recomienda llevar una vida tranquila, pues el stress también afecta puesto que produce cortisol, un elemento que bloquea a largo plazo los efectos de la testosterona.

Pin It on Pinterest